misiones imposibles, simples sueños inalcanzables

Supongo que ahogarte en “Te quieros” no es la mejor manera de explicarte que no puedo vivir sin ti. Entonces, ¿qué puedo hacer? El silencio me aleja de tu lado mientras las palabras no consiguen acercarme más. No soy capaz de seguir así, tan lejos y tan cerca…

¿Sabes? Creo haber encontrado la solución. Me marcho. Huiré lejos, suficientemente lejos para no volver a pensar nunca más en estar cerca de tus labios, cerca de tus ojos, cerca de ti. Las misiones imposibles son eso. Simples sueños inalcanzables que te hacen sonreír una noche, pero te amargan el resto de la vida.

Así pues, comenzaré una nueva vida, una nueva vida lejos de ti.

el llanto ajeno

No lloro por la llegada de la muerte, sino por la tristeza que trae consigo. Tengo una cierta empatía con el llanto ajeno, ajeno y amado. No soporto las lágrimas en aquellos a los que aprecio.

'pequeña saltamontes'

‘Pequeñas saltamontes’. Ahí está. Más de nueve años después. Tal y como la recordaba. En realidad, la mayoría de los profesores que tuve en el colegio parecen sacados de aquella primera foto de 1º de EGB. Hoy me he reencontrado con unos cuantos. Yo era el único que había mutado mi aspecto, pero ella sabía muy bien quien era aquel niño con cara de hombre.