en descategorizado

Espriplopio, el desenlace

Dos recuerdos.

El primero.
En el instituto era ‘el hombre 9’. Ella era ‘la mujer 10. He aquí la diferencia entre el estudio concienzudo de la segunda y el esporádico con sprint final del primero. Recordé esto no hace mucho, cuando descubrí que en la actividad del Postgrado en Community Manager & Social Media dedicada a posicionar una web relacionada con la palabra ‘Espriplopio’ el profesor nos había puesto un 9. No esperaba más. Y no esperaba el 10 porque al igual que hace una década uno sabe el esfuerzo que ha dedicado a una actividad y el informe final presentado adolecía de cualquier virtud que le pudiera permitir alcanzar el cenit.

El segundo.
El puente colgante abandonado en un rincón de la ebanistería que regentaron mi abuelo y mi padre antes de subir al cielo, aquel trabajo de Tecnología… aquello fue una obra colectiva cuya ejecución se realizó de manera individual. Entonces era un maldito egoísta desconfiado de lo que otros pudieran ofrecerme; sin embargo, hoy, y desde hace algún tiempo, me fascina el trabajo en grupo, aunque no siempre pueda llevarse a cabo.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario