web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

restaurante bornay, no apto para seres humanos


Ayer hablé de mierda, hoy me ha tocado probarla. Restaurante Bornay. Calle Villa Villasamés 2, Castellón de la Plana. 13:00. Tengo hambre y al mismo tiempo necesito una conexión a Internet. Así que el cartel de ‘Zona wifi’ sumado a un menú del día con fideuá y rape a la almendra por ocho euros, postre incluido, me atrapa.

A los cinco minutos compruebo que la conexión a la red es fantástica, sin cortes y a una velocidad adecuada para las cuatro gestiones que necesito realizar. A los diez minutos… nunca antes había vivido algo similar. La fideuá lleva hecha algo más de una semana, la acaban de sacar del congelador y la han metido un minuto en el microondas. O eso parece. El rape es plástico y el postre, por qué no habré pedido un yogur (con el riesgo de que estuviera caducado, lo sé, pero al menos podría haber visto la fecha, a no ser que…) decía, el postre, pastel de chocolate, es simplemente asqueroso, es como si estuviera masticando una vieja esponja. Escupo el único trozo que he sido capaz de meterme en la boca justo en el mismo instante que compruebo que en la mesa de al lado una pareja parece compartir mi misma opinión. Los he visto quejarse a la camarera que no ha hecho ademán alguno de solucionar el problema, sus caras, como la mía, reflejan la incredulidad ante la mierda que son capaces de servir algunos restaurantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *