en descategorizado

recuerdos que me gusta tener presentes

Saben los que se pasean por aquí que me gusta caminar por antiguas sendas, habituales caminos en otros tiempos. No rehuyo del presente abrigándome con el pasado, simplemente me apetece recordar. Es así como cuando visito Anrojo para arreglarme un poco los pelos subo con parsimonia Joan Blanques rememorando mis rápidas carreras justo en la dirección contraria para coger un metro que me llevara a Sants…

Saboreando cada paso, compruebo que el ‘paqui’ en el que hacía mis compras, pocas, de última hora, continúa ahí, con sus precios de supermercado de playa, observo como la obra que vi crecer desde los cimientos ha coronado ya y parece que comienzan a habitarla… giro en Tres Senyores, busco un balcón por el que entraba el sol que me despertaba a diario, una puerta que siempre me pareció majestuosa comparada con algunas del barrio, bajitas, estrechas, oscuras… en fin, recuerdos que me gusta tener presentes.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario