en descategorizado

zorra o princesa según demande la situación

En realidad no es tan bruja como muchos creen. Si fuera la mitad de hija de puta de lo que aparenta, por aquí las cosas serían muy distintas. Es una mujer camaleónica, zorra o princesa según demande la situación. Sin embargo cuando ejerce de odiosa emperatriz abusa del insulto y reniega de la acción. De esta manera el miedo que ejerce sobre sus asalariados es inocuo, permitiendo que cada uno siga remando por su cuenta y dinamitando cualquier opción de sacar el barco a flote.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario