en descategorizado

aprendiz de consumidor

No compro todo lo que puedo permitirme. Reconozco ser un aprendiz de consumidor, amante de las compras simples y rápidas, de mirar poco y de comprar menos, de dejar las rebajas para otro día y de plantarme en mayo sin nada hecho. Todo ello vendría a explicar lo que pensé hace unos días cuando me apunté al gimnasio. UBAE Perill y en horario de mañana (un ‘Bon dia!’ le llaman). ¿Podría permitirme pagar algo más y plantarme en un gimnasio más cool? En uno de estos donde te lavan y planchan la ropa, o en aquellos que ‘sólo’ te entregan un par de toallas en la entrada? Podría, pero siempre me ha llenado más exprimir al máximo mis compras que despilfarrar sin conocimiento, será que mimetizo de mayor lo que he vivido de pequeño.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario