web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

estúpidas y ficticias razones para no dar señales de vida


Un día me llamó. Prometí llamarla. No lo hice.

Sé que hoy podría ser un buen día para hacerlo, para buscar su nombre entre las primeras líneas de mis contactos y felicitarla. No lo haré, en realidad no lo hice. Escribo esto un 13 de marzo cuando prometí hacerlo un 28 de diciembre. No lo hice como no he hecho otras tantas cosas, otras tantas veces… Me avergüenza haber dejado pasar tanto tiempo sin devolverle la llamada, sin responder a su correo electrónico,… Lo mismo ocurre con el mensaje que duerme en mi bandeja de entrada desde hace casi dos meses. Cuanto más tiempo pasa, menos son las fuerzas para ponerme a escribir. Me paraliza la idea de que me envíe a la mierda cuando lea mis letras, mis estúpidas y ficticias razones para no dar señales de vida durante todo este tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *