la angustia que esconde su mirada

Nos vimos no hace mucho. Guapísima como siempre. Risueña como nunca. El dolor circula por el interior de su cuerpo, oculto bajo la fachada de una profesional con experiencia. Sus clientes no deben descubrir la angustia que esconde su mirada.

esa imperturbable sonrisa(06/06/2007)

“¿Qué tal?” Pregunta de cortesía para saber cómo va todo. De repente aparece la realidad que a otros esconde. No todo funciona como debería. Triste. Siempre pensando que las enfermedades permanecen en la acera contraria, siempre creyendo que nada de aquello le puede ocurrir a los que más quieres. Pero llega. Sucede.

Siete horas más tarde nos despedimos. Ella mantiene esa imperturbable sonrisa que hoy sólo ha roto conmigo. Espero que la medicina avance más rápido que la enfermedad. Tal vez algunos sufriéramos una orfandad prematura, pero eran otros tiempos, confiemos en el final feliz de una historia muy triste.

¿Sabes una cosa? Nunca olvidaré tu sonrisa, sé que siempre estará allí cuando nuestros caminos se crucen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *