web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

carta desde una habitación de hospital


Anoche recibí esta misiva.

Carta desde una habitación de hospital

Son las dos y media de la madrugada, quizá las tres o tal vez aún no hayan pasado ni diez minutos desde que he llegado, así que todavía está lejos la medianoche. Desde una especie de butaca en la que se supone que debo dormir y en la que estoy segura no voy ni a poder echar una cabezadita, la miro una y otra vez. No he dejado de hacerlo en todo este tiempo. Sé que la muerte forma parte de la vida, tú mismo me lo recordabas anoche cuando intentabas consolarme ofreciéndome uno de tus abrazos ‘de verdad’. De acuerdo, pero también las lágrimas forman parte de la vida, junto al dolor de una marcha, por esperada que ésta sea. En cualquier caso, ahora deseo con todas mis fuerzas estar a su lado, igual que ella estuvo a mi lado el día en que nadie me vino a recoger al colegio. Me cogió de la mano y no volvió a soltarme hasta que la vida me marcó un camino que, lamentablemente, ya no pasaba por seguir juntas. Tal vez ahora quiera recuperar el tiempo perdido, por irrecuperable que sea, no sé, quizá quiera explicarle sin palabras que es, sin duda, la persona más importante de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *