en descategorizado

"¿y por qué no te separas?"

“¿Y por qué no te separas?” Me sorprendió escuchar la pregunta, pero más aún la respuesta de ella. No lo hizo con un no rotundo, ni con uno tímido, en realidad no negó nada, pero estoy seguro que todo seguirá igual. La escuché tan resignada a seguir viviendo aquella relación de atrezo. Cuando comenzó a hablar sobre sus opuestos carácteres enseguida se acordó de sus hijos y añadió que en el fondo quizá se querían… ¿Quizá? Supongo que en ese fondo también aparecía un mísero sueldo que no la permitiría ser independiente, y aún siéndolo, quizá no se atrevía a prescindir de él y quedarse sola con lo niños, aunque viera de lejos los cuarenta y tuviera toda una vida por delante.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario