web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

'caricias'


La rabia de él permaneció durante varias semanas en los brazos de ella. Gruesas y enrojecidas líneas le recordaron a diario una agresividad que nunca imaginó cuando se conocieron. A pesar de aquellas marcas siguió invitándolo a su cama. La trataba como una simple muñeca de trapo pero ella obedecía a todos y cada uno de sus caprichos por absurdos que fueran.

Llegado el estío, diez meses después de las primeras ‘caricias’, se alejaron temporalmente porque sus planes vacacionales diferían demasiado como para compartirlos.

Hace unos días, ella, enamorada, comenzó a preocuparse. Llevaba una semana sin saber nada de él. Así pues, se armó de valor y le escribió una carta en la que le explicaba que no podía seguir así. Él, frío y calculador como siempre, le respondió con un simple ‘De acuerdo’. Después, el silencio.

La historia es tan real como triste. Sólo hay un detalle que la aleja de la realidad, en la verdadera historia ella es él y él es ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *