en descategorizado

pecata minuta

Aterrizo en la nueva Terminal 1 del Aeroport del Prat. Atrás queda Sevilla. Atrás el descubrimiento que los 39ºC de la capital hispalense son pecata minuta al lado del bochorno en el que vivo desde hace años y que multiplica por dos la temperatura que marcan los termómetros que también recuerdan la hora. Atrás queda también la historia de una china adolescente que le roba a su madre para pagarse los vicios, entre ellos, el de volver del instituto con taxi. Me lo contó su chofer habitual, con el que compartí viaje al aeropuerto sevillano.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario