en descategorizado

habitación 689

“¡Jolines!” Le he escuchado decir a mi subconsciente hace un rato mientras deshacía la bolsa y dejaba cada cosa en su sitio. Habitación 689 del Hotel Intercontinental Köln. Parece que nos hemos puesto exigentes. Todo es mejorable. Lo es. Lo hubiera sido, por ejemplo, si las vistas fueran como la de mis vecinos de la ala opuesta. Desde su cama puede contemplar la majestuosidad de la catedral gótica más grande del mundo. Sin embargo, no tardo en recordar mi anterior visita a Colonia. Así pues tendré que ‘resignarme’ con mis 40 m2 de habitación, la cama 2×1,8 m., el par de albornoces colgados en el baño, la inmensa bañera, la tecnológica ducha, la butaca de diseño sobre la que escribo ahora,… Eso sí, nada de Internet, nada de Internet gratis. Es lo único que echo de menos del Leonet.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario