en descategorizado

jordi aguilar – squares & words 2009

Séneca 9-11. 19:00. La ciudad, inmensa, ofrece rincones escondidos como éste. Entrada a nivel de calle, las escaleras bajan, las escaleras suben, la luz desaparece bajo un paso inferior asediado por restos materiales de otros tiempos, el sol brilla sobre un patio interior que distribuye arte… Poniéndonos sinceros, hasta ayer, mi relación con la pintura no había ido más allá de los colages de Primaria y los retratos de Secundaria. En cualquier caso, no podía rechazar la invitación de Jordi.

Cuadrados dentro de cuadros, cuadros que visten las paredes que crean una sala inundada de amigos que saben que hoy es el día más importante para el artista. Supongo. Supongo que tras cientos de horas frente al lienzo, colgar el resultado en una pared pública ha de ser un momento maravilloso. Y no sólo al contemplar ahí la colección de trazos sino al ver desfilando amigo tras amigo,… Estuvimos hablando no más de quince segundos. ¿Más tiempo? Ni era necesario, ni era posible. Estoy seguro que en una próxima noche falstaffiana tendremos tiempo para comentar que esconden sus últimas obras, sus telas tratadas, sus trazos tejidos, la pintura que viaja de manera autónoma por el lienzo dibujando las venas rojas por las que navega la sangre del artista.

¡Ah! Me encantó. Me encantaron sus cuadros, sus cuadrados y sus palabras.

…me olvidaba, me encantó también reencontrarme con una falstaffiana que no se pasea por Venus 3 desde hace meses.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. Miro. Observo. Siento. La luz de la mañana entra en mi habitación, diría Antonio. Leo con devoción las palabras del “silencemaker”.

    Y digo gracias.

    Y todo lo demás es literatura, parafraseando a Verlaine.

    Danke schön!

    • Miro. Observo. Siento… y escribo. … “tus cabellos dorados parecen el sol”, continuaría. Yo saboreé con la misma devoción los cuadros del artista.

      Fue un placer.

      Bitte schön!