en descategorizado

aquellas cotidianas tardes

Su cortado y mi mediana aterrizan en una de las mesas de aquel local inundado de libros viejos del que hablé aquella noche… Hablando de hablar. Dice que nunca he hablado de ella. Es cierto, en ‘Se busca título con experiencia’ no hay nada. Sin embargo… he aquí una antigua entrada que me inspiró tras una de aquellas cotidianas tardes en las que, mientras ella me hablaba sentada en mi cama, yo, incrustado en la silla, no dejaba de mirar la pantalla del ordenador. Aún me pregunto por qué nunca me envío a la mierda.

let’s go (23/01/2007)

Me sentencias: “Te gusta hablar. Pero al final, no dices nada”. Es tan cierto… Aquí me escondo entre metáforas en oferta. En el cara a cara, con gilipolleces que no llevan a ninguna parte. A ninguna parte. Justo en el lugar donde estoy ahora. Me gustaría que estuvieras aquí. Sólo te pediría dos cosas. Un abrazo y una patadita en el culo para hacerme reaccionar.

De repente, el ramo ambulante. Se acerca a la mesa, le saludo y dispone su heterogénea colección de flores ante la mirada de ella. Elige una, él le da otra, otra más… y… esta vez, tocar pagar. La ‘voluntad’ asciende a cinco euros.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario