web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

ramo ambulante


Restaurante El Glop. Gràcia.

Un viejo conocido se acerca a nuestra mesa vestido de rosas. Ella, que lo ha visto llegar antes, rechaza la oferta cortésmente. Yo, sin embargo, le tiendo la mano con un ‘¡Buenas noches!’. Ella comienza a no creer lo que está viendo. Después de un rápido saludo, me mira con complicidad, saca un rosa roja de su enorme ramo ambulante y la posa sobre las manos de mi acompañante.

Fantástico. No es la primera rosa que regalo y reconoceré además que tampoco es la primera que él me entrega, pero el momento no podría haber sido más sublime. Improvisado y sublime. Nunca antes había obsequiado a alguien con una rosa sin llegar a tocarla. Cuando se marcha la miro y marco hoyuelos en silencio esperando sus palabras. “Estas cosas sólo me pasan contigo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *