en releyendo...

el silencio delator

He estado pensando en aquello de “Mi alargado silencio me delató…” que escribí la semana pasada en ‘señales’ y voilà! Esto es lo que creé hace más de cuatro años y… algunos meses después.

el silencio, el pesado lastre de los secretos (26/12/2004)

Recuerdo aquellos momentos en los que el silencio se convierte en el pesado rastre de los secretos. Cuando, aunque no quieras decir una sola palabra, tu extraña posición, sumergido en ese silencio, te convierte en altavoz de todos tus sentimientos.

el silencio no acostumbra a mentir (17/03/2005)

Demasiado tiempo sin escribir, demasiadas cosas que contar, demasiadas prisas por llegar a cualquier parte. De repente, sumergido en esa premura por hacer las cosas… el silencio. Hay momentos en los que hablas y hablas, te hinoptizas balbuceando frases sin sentido y lo haces porque no quieres que el silencio te atrape y te obligue a decir la verdad. El silencio no acostumbra a mentir.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. Sí, ese silencio del 17/03/05 fue un silencio delatador. Es como volver a leer apuntes de la carrera, todas esas palabras me las sabía al dedillo…¡qué curioso!

    • @Ricard
      Merci crack.
      Ah! A veure quan et passes per Venus 3.

      @Fiona
      ¿Curioso? Es lo que tienen las buenas estudiantes, su memoria va más allá del día del examen. Además, hay ciertos apuntes que nunca se olvidan, todo depende de la técnica de estudio.

  2. Para mí el silencio es la verdad que nadie quiere oír…
    És la primera vegada que llegeixo el teu blog, el qualifico d’interessant 🙂