en descategorizado

no ha cambiado

Me consta que se pasó por mi casa, hay ciertos rastros muy fáciles de seguir y ya son varios años metido en esto de Internet como para no reconocer algunos numeritos que marcan un origen. Me leyó justo antes de escribirme. No. No pensaba hacerlo así. En realidad no creo que tuviera la intención de escribir. Sólo quería saber si había escrito sobre lo que podía haber escrito. Y así fue. Además no sólo leyó lo último sino que también fue capaz de descifrar qué otras palabras iban dirigidas a él. Leyó, leyó y siguió leyendo. Aquello precipitó los acontecimientos. Buscó una escusa, ni negó ni confirmó que se hubiera dado una vuelta por aquí, y comenzó a escribir. Pidió disculpas, lo hizo en general sin concretar en nada, y en sus últimas líneas, prometió cambios.

No ha cambiado. No ha cumplido su promesa… ¿Irritado? ¿Enfadado? ¿Asqueado? ¿…? Seamos sinceros, mientras su ausencia sea la protagonista de toda esta historia,… ¡qué siga el espectáculo!

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario