en descategorizado

apatía literaria

Seamos sinceros, no es lunes 12 como marca la fecha que tienes encima de estas letras, sino domingo 19. En el barrio Gràcia las sábanas blancas inundan el horizonte que diviso desde la azotea de un finca de cinco plantas. Quería escribir para disculparme por la apatía literaria de las últimas semanas, por publicar tarde, por falsear las fechas, por no cumplir mis promesas,… porque si habéis decidido invertir una pequeña parte de vuestro tiempo en mis letras os merecéis un trabajo bien hecho y llevo algún tiempo sin hacerlo.

Os contaré un secreto. En mis inicios podía pasarme un par de semanas sin aporrear el teclado, no importaba, me leían tres y además solía verlos a diario. Entonces cuidaba menos el lenguaje, lanzaba la primera idea que me venía a la cabeza y listo. Ahora es diferente. Ahora sois algunos más lo que os pasáis por aquí y este espacio también se ha convertido en un punto de unión con los que no veo tan a menudo. Ahora reviso lo que escribo, una y otra vez, reflexiono y me informo antes de ponerme delante del blanco y digital papel. Ahora no puedo pasarme dos semanas en silencio, ni una, ni más de tres días, no puedo porque ocurren cosas que quiero contar y que que me gustaría que leyerais. Sin embargo, llega el “lo dejo para más tarde”… y los minutos llaman a la puerta de las horas, que a su vez montan una manifestación improvisada y crean días… semanas…

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario