soberbio intercambio epistolar

“Una de las peores cosas que podemos hacer es negar el amor. Pretender que lo sentimos cuando no lo sentimos y pretender que no lo sentimos cuando lo sentimos…”

De acuerdo con sus propias palabras, ella nunca negó lo que sentía. Me lo dijo una y otra vez. Yo, lejos del inconsciente de antaño que se hubiera metido entre sus sábanas la primera noche, siempre mantuve las distancias. Tampoco quería negar el amor, no iba a pretender que lo sentía cuando no lo sentía. Desde que descubrió mis letras, hace ya varios meses, tejimos un soberbio intercambio epistolar que ha terminado hace unas horas con un “Gracias”. Estoy feliz. Feliz de no haber caído en el error de enamorarme de unas letras, ni de utilizar las mías para crear falsos sentimientos. ¡Quién me ha visto y quién me ve! Todo esta historia me ha hecho recordar algunas palabras escritas hace ya algún tiempo*.

me enamoro de repente (29/04/2007)
Hoy me intenté enamorar de ella. Comencé a crear todo una lista de argumentaciones que defendieran la tesis de que necesitaba tenerla a mi lado cada amanecer. Lo intenté con todas mis fuerzas. Idolatrándola y asesinando al resto del mundo. Soñé que sería feliz al despertarme a su lado. Soñé. Sueños. Fantasía…

Definitivamente no puedo enamorarme de ella. No puedo. No puedo porque subo al tren y me enamoro de repente. Sin tener que echar mano de la imaginación, sólo una mirada y mi corazón, desembocado, intenta huir de mi pecho.

*Este año me he propuesto recordar lo poco que queda de mi primera etapa bloguera. Así pues, cuando el presente me traslade al pasado, miraré entre mis escritos si existen letras que describen aquellos días.

4 comentarios sobre “soberbio intercambio epistolar”

  1. No es que lo pretendamos, lo peor es que nos empeñamos en buscar absurdas razones (porque no son verdad) para seguir colgados de quien no nos va a aportar nada y nos empeñamos en ser ciegos ante quien nos da lo que suspiramos de la otra persona. Som així d’incongruents moltes vegades
    Imperdonable que fes tant que no passes per aquí!

  2. Sí bueno… lo peor no es que una persona se engañe a sí misma si no engañar al que tiene al lado (en mi modesta opinión).

  3. Me autodescubro! 🙂
    Me ha gustado releer tras mucho tiempo los antiguos escritos… pese a que hace mucho tiempo me costara algún lagrimón! 😉

    Un saludico!

    1. @elisabet
      Pero en este caso creo que ambos han evitado las incongruencias y han sido sinceros en el uno con el otro. Ah! Estàs perdonada.

      @Fiona
      El autoengaño conduce irremediablemente a engañar al otro.
      Fiona, aprendí tanto de tus lagrimones. Ahora, poco a poco, intento dejar al “cruel y desequilibrado” de antaño.
      Es una placer que te hayas pasado por aquí.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *