en descategorizado

ceno con parsimonia

03:35. Sábado. Llego a casa. Dos quejosas y solitarias hamburguesas sobre la encimera me recuerdan que la noche ha comenzado antes de lo esperado.

Ceno con parsimonia
, hasta las doce no tengo intención de bajar a la calle, así que a las diez termino con una de mis habituales y completas fuentes de ensalada mientras el segundo plato se descongela en la cocina. De repente suena el teléfono. Quince minutos más tarde entro en el Elephanta. Santi lleva toda la tarde viviendo del mismo truco que me enseñó hace unas semanas. Ella no lo adivinará hasta una hora más tarde.

Salimos de Torrent d’en Vidalet con destino a Venus 3. Me gustan sus ojos y me gusta que me miren porque detrás de ellos descubro ese carácter vivo, fuerte y feliz que tanto me atrae.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. Jolin Ól (iver) que forma mas bonita de describir la intensidad de una mirada…afortunada su dueña!!

  2. Olguis, se refiere a mí… ¿no has reconocido en la descripción la intensidad de mi mirada? Aaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyy, Oli, eres un romántico…

  3. @Ol
    Merci.
    ¡Ah! Te diré un cosa. Creo que, aunque una mirada por si sola ya ofrece mayor o menor fuerza, todos somos capaces de otorgarle la intensidad suficiente para hacerla atrayente. Lo sé, algunos, algunas, lo tienen más fácil.

    @Paula
    mmm… 😐
    Frunzo ambos ceños al tiempo que marco mi hoyuelo derecho. Es mi cara de circunstancia :p