un cuerpo y una voz

Supongo que no puedo decir que acabáramos de conocernos, siendo fieles a la realidad diré que anoche yo la conocí por primera vez. ¿Ella? Ella le puso un cuerpo y una voz a unas letras que le atraparon hace ya algunos meses.

Suena el telefóno. Llegarán con cierto retraso sobre el horario previsto y pactado. Es Santi, así que pido una cerveza, los quince o veinte minutos de espera no me los quita nadie. Restaurante Os Rios. ¿Qué decir? He probado las esferificaciones de Jordi Narro en el Nuclo; la cocina de mercado del Bilbao; el ambiente parasino del Atmosphère;… y sin dudarlo me quedo con Còrsega 416. Sin artificios, sin pagar un servicio exquisito a precio de oro, sin una decoración cuidada al milímetro,… Os Rios es un oasis dentro de una urbe disfrazada, un bar de toda la vida donde la sonrisa de la dueña te enamora en un instante; un bar con una humilde televisión abandonada en lo alto de un rincón; un bar con una pareja de máquinas tragaperras iluminando la entrada; un bar donde acaeció el encuentro.

Me encantó recordarle el título de algunas de mis entradas y que ella sonriera mientras preguntaba sobre algún detalle que en su momento no terminó de entender. Esos momentos, sumados a los comentarios y a las estadísticas que reviso a diario, son el motor de una máquina de fabricar combinaciones lingüísticas que me encanta tener engrasada.

5 comentarios sobre “un cuerpo y una voz”

  1. Ostres Óliver.. realment es deu menjar molt bé al ‘Os Rios’, no és la primera vegada que parles d’ells i sempre molt bé. S’haurà de provar… (i ells que comencin a pagar-te per la publicitat!!)

    Que vagi bé per Köln… i ja explicaràs què t’ha passat amb l’hotel

  2. És del tot recomanable i ells ja em paguem amb un servei i un menjar que es fa sentir com a casa :p
    Estava pensant que podrieu anar amb las ‘nenitas’, es una bona alternativa (i barata!)

    Espero parlar aquesta nit encara que s`ha girat una mica de feina.

  3. Ara mateix m’estic imaginant en Humpfrey-Òliver Miranda amb la seva gabardina, el barret tapant-li gairebé les celles i que, arrepenjat en una columna del falstaff (ai, no n’hi han, oi?) emergeix de l’espesa boira (digues-li fum) i agafa la protagonista pel braç, l’atrau cap a ell i…

    Una entrada molt incitadora. Fa que la llegeixis amb veu de pel·lícula de cine negre

    Petó

  4. Un post, Amic, molt bó.
    Cada dia millores i dona més gust de llegir-te.
    Per cert, no solament hi havia una lectora teva en aquella taula, n’havíem més.
    Una abraçada, Krak!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *