en descategorizado

bourbon con cola desde mirablau

Madrugada de un jueves festivo. El tercer (y último) bourbon con cola de la noche me lo tomo con la ciudad a mis pies, literalmente hablando.

Suena el teléfono cuando estoy a punto de emprender el camino de vuelta a casa. La lluvia vuelve a romper con fuerza sobre una desértico barrio de Gràcia. Hace tiempo que no hablamos, así que acepto su invitación sin pensármelo dos veces.

Él toma un agua sin gas. Desde aquí arriba los rayos aparecen en el horizonte sin avisar, y justo cuando intentas recordar cuál ha sido su recorrido, un estruendo alargado se funde con el murmullo que fabrica el roce de la brisa sobre los árboles de la sierra.

Son casi las cinco de la mañana. Aparcados en un rincón de Joan Blanques abrimos una bolsa de patatas (cortesía de Venus 3), que ya se han convertido en sello de nuestros encuentros nocturnos. Escucho sus historias. Me habla de una bella y joven francesa con novio y vida más allá de las montañas, pero con cierta necesidad por buscar una experiencia madura antes de volver a casa. Me habla de un cazador que debe aprender a ser paciente, esperar a que sea su presa la se acerque a él y que lo haga sin sentir el jadeo de los perros. Me habla del que desapareció porque ya no duerme solo y ha decidido que el resto del mundo no importa. Me habla…

Off topic: Vuelvo sobre mis escritos. Mensajes enviados. “Gaudeix de…, segur que viuràs històries màgices”. Volvió hace unos días. La llamo: “Tengo que contarte muchas historias”, escucho al otro lado. Sonrío.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario