en descategorizado

en el suelo, un jinete

16:00. Alaior. De repente el silencio azota con fuerza una plaza abarrotada. Los gritos enmudecen y la orquesta deja de tocar. En el suelo, un jinete. Segundos más tarde se incorpora, recoge su sombrero y vuelve a montar su caballo. El silencio entonces desaparece justo por donde llegó, la algarabía vuelve aún con más fuerza al ritmo de una banda que toma el mando de una fiesta que ha comenzado a primera hora de la mañana.

Lo sé. Me habían avisado:

– ¿Has traído ropa de batalla?
– ¿Pa’ qué?

Ya ves. El teórico haciendo caso omiso a los autóctonos del lugar. Así que me planto en la plaza de Alaior con las sandalias más monas de mi zapatero, los piratas más blancos que nunca he tenido y mi tan amado y tan odiado polo rosa. Al final he sido lo suficientemente cauto para no meterme en primer línea de batalla, aunque no me he salvado de perder de vista una de mis sandalias en un par de ocasiones. Lección aprendida.

Off topic: Una rubia de azulados ojos y ocho años de edad comienza a hablarme en inglés, se pasa al francés, chapurrea algo de árabe y se despide en chino. Frunzo el ceño, oyuelo derecho… ¿qué hacía yo a su edad?

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. dónde están esos posts??????

    Encara no has acabat les teves vacances???

    Segur que ja estàs desitjant tornar a la realitat,!

  2. Estimat Kermit,
    No siguis impacient, encara que jo tampoc estic fent la feina, ho sé 🙂
    Acabar les vacances? Ja saps quan torno a l’oficina. El primer de setembre tornem-hi a la ‘realitat’!