en descategorizado

'un buen día'

Pongo el despertador a las 11:45 pero salto de la cama al compás de la melodía del teléfono. Son las 11:00. He dormido menos de cinco horas, larga noche la de ayer viernes. “Salimos en una hora”. Desentierro el pareo olvidado en el fondo del armario, las cremas, el bañador… Salgo de casa con la mirada puesta en la panadería más cercana. Dos cruasanes y un cocaolat. Atravieso la Plaça Rovira i Trias donde una atractiva presentadora de televisión apura sus vacaciones estivales con un relajado almuerzo.

Línea 4 dirección Trinitat Nova. Lo sé, la costa está al otro lado, pero ésta vez no es una de mis típicas ‘gambadas’ cuando hago algo por primer vez. Sigo las indicaciones correctas. Bajó en Guinardó. Había oído hablar del Hospital San Pau. Mi padre ocupó una de sus habitaciones hace más de veinte años. Fue una de sus últimas etapas hacia el cielo.

14:00. Sitges. Llevaba casi tres años sin pisar la playa, desde mi último verano laboral en la Costa Daurada, en 2005. No obstante, me divorcié de ella un año antes. Justo cuando mi piel dijo basta y mi cara mostraba una imagen horrible (más o menos como ahora, pero con unas quemaduras que me enviaron de cabeza a uno de los mejores dermatólogos de Barcelona).

Acostumbrado a las estiradas e infinitas playas de mi infancia, la calita del sábado se me hizo extraña. Ya no sólo por sus reducidas dimensiones sino por el ejército de cuerpos desnudos que paseaban ante mis ojos. “Playa familiar” rezaba un cartel en la entrada. Supongo que alguien se olvidó el “y nudista”. Me hubiera unido a la fiesta pero no venía depilado y visto el rasurado panorama…

Facto Delafé y Las Flores Azules – ‘Enero en la playa’: “Cierra los ojos un minuto, que te llevo a un lugar. Imagina una calita…” Me encanta. Es el mejor momento del día. Esperando el turno para sentarnos frente de una paella descubro las letras de este grupo barcelonés. Grande, ¡muy grande!

Sobre las siete y media de la tarde tres niñas dejan a un bebé en la cima de Massens. Feliz, el pequeño desciende la calle escuchando a Los Planetas: ha sido ‘Un buen día’.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario