en descategorizado

una mesa libre

Descubrí las terrazas de Gràcia un mes antes de mudarme a sus calles. Todo era nuevo y aparentemente apacible. Pocas semanas más tarde ya comencé a percibir cierta agresividad por hacerse con un hueco en las mil y una plazas que habitan este barrio.

El domingo protagonicé la primera batalla. Una mesa libre. Tú te acercas por la derecha, con tranquilidad. Alzas la mirada… y ¡zas! Ahí está una habitual en estas lides dándote la primera en la frente. Entonces otro cliente se levanta unos metros más allá. Vamos. El tipo recula. ¡Qué narices! Vuelve a sentarse y tu allí, ahorrando para pagar a un sicario que te reserve semanalmente la mejor mesa de la plaça Virreina. Hablando de sicarios, a éste, al bar, digo, no le hace falta contratar a nadie para ir atracando a la clientela, más o menos como a la mayoría de locales cercanos. Como diría la malagueña con la que compartí almuerzo: “Con lo que me cuesta una cerveza aquí…”

Off topic: Hacía tiempo que no lloraba… bueno, lloré hace un mes cuando me di cuenta de que no había nada que hacer; o hace casi una semana cuando escuché las palabras de unos oyentes huérfanos; o hace unas horas cuando leía la historia de Evert, la de Manuel… En la primera solté dos lágrimas porque no quería terminar con mi corazón, en las dos últimas disfruté (y he disfrutado) del viaje de cada una de mis lágrimas surcando mis mejillas, desembocado en la comisura de mis labios y derramando su amargo sabor en mi boca.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. jejeje, quina casualitat, just arribo de fer una cervesa i un entrepà al millor lloc de la Virreina! Avui hem tingut sort, just arribàvem i uns marxàvem. Realment aquella terrasseta cotitza alt al juliol!
    No entenc massa bé l’off topic Óli, qui són Evert, Manuel…? a vegades tinc la sensació que passes del cripticisme habitual als jeroglífics de nivell avançat… :))

  2. Doncs no ens em creuat de causalitat, he decidit no passar per la plaça de camí a Fontana (jo la cervesa i l’entrepà l’he fet al centre)
    Mea culpa. Aquest jeroglífic l’entenen un pocs lectors, aquells que comparteixo amb el Santi: l’Evert i el Manuel, entre d’altres, són personatges del llibre ‘RE-SER’.