muecas

El sol, víctima de un nublado cielo, impacta con debilidad sobre el suelo de una envidiable terraza en una tranquila y dominical tarde. Tres cervezas por cabeza (hay ciertas normas que deben cumplirse siempre) en otras tantas horas de conversación. Pasadas las once de la noche, justo cuando el penúltimo tren es ya una utopía, escucho a El último de la fila sonando desde el salón… me tocará llegar a casa sobre la una de la mañana… ¿y? Después de una tarde de muecas donde el tiempo pierde toda importancia… como si llego a las tres.

Off topic: Consigo un plano del Metro de Madrid. El miércoles, escapada laboral a la capital del reino. Todavía no sé nada sobre una posible e italiana excursión a finales de mes.

Actualización 09:25. Confirmado. Torino me espera del 24 al 29 de junio. Se ofrece puesto de ‘silence maker’ para el fin de semana 28-29. Razón: aquí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *