en descategorizado

zumo de naranja natural

Despierto en cama ajena. Inmenso catre. Demasiado grande cuando duermes solo (como ocurrió en aquel ‘hotelito’ de Bensberg); perfecto cuando alargas la noche y terminas compartiendo nocturna localización de descanso. Necesitaba algo así. La oferta de anoche me atrajo desde un primer momento y el zumo de naranja natural a las tres de la tarde…

… cuando no sé lo que siento, mi pseudoliteratura se escapa. Colapsado, cierro los ojos y mi piel vuelve a estremecerse tras imaginar de nuevo las yemas de sus dedos viajando sobre mi cuerpo.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. Lo extraño es que cosas así no sucedan cada semana. Te encuentras en una edad y en una situación ideal para disfrutar de la vida. Aprovéchalo tú que puedes. Además, salir y pasarlo bien viene de lujo para dejar de lado el estrés que se acumula durante la semana, ya sea por trabajo o por pequeños problemas con los compañeros de piso.

    Saludos y sigue así.

  2. Alguien me dijo ayer que no pensara en lo que no había hecho sino en lo que estaba por venir. Y lo que está pasando me encanta; y seguro que también lo que llegará.
    Merci palote.

  3. Lo mejor de la vida es compartir y quedarte un trocito para ti solo de ese recuerdo, para que a solas puedas saborearlo y repetirlo tantas veces como quieras, de ese modo puedes aprender a valorar muchas más cosas de las que apreciaste en su momento.