enloquecidos cabellos

El de las 8:29 cada vez está más lleno. Qué lejos quedan aquellos días de tranquilidad hasta Sant Cugat. Ahora en Sant Joan no existe la seguridad de encontrar asiento libre.

A la morena de rizos la conozco desde… octubre de 2002, calculo. La conozco de la acepción ‘conocer, la vi pasar por delante de mi ventana más de 200 veces’. Los enloquecidos cabellos, y su perenne moreno hacían un conjunto perfecto con un cierto aire pijo que me fascinaba. Sin embargo hoy ha perdido parte de su snobismo. Ya no es lo mismo. Aunque la fascinación continúa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *