en descategorizado

parásito universitario

“No está haciendo dos carreras, le están haciendo dos carreras”.

Prometí que no hablaría con él, no sobre él. Así pues… Conversaciones vecinales en el rellano. Mientras Scholes crea un silencio a mi alrededor, yo departo con una bella vecina sobre el tipejo del que os hablé hace unos días. He aquí la figura de un personaje espabilado, descarado y sinvergüenza. Un parásito universitario en toda regla. Todo un vende-motos (no confundir con el ‘motos’ que a menudo se pasa por aquí). Este tipo de seres tiene dos destinos posibles. El éxito que le puede ofrecer un golpe de fortuna; o el fracaso de la horca. Ese es su miedo, encontrar al verdugo que acabe con tanta tontería. ¡Cómo me gustaría verlo patalear al viento!

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. Sólo algun@s afortuna@s saben jugar a dos bandas. Esta fue una de mis primeras dudas al ver como se rendía en el primer asalto. Muchas cosas y muy rápidas, esa fue su excusa. “Descarado”, acertado adjetivo para quien practica el arte de la seducción. “Espabilado”, sí. Pero me permito asegurar que no goza del monopolio de dicho arte. “Todo un vende-motos”, cierto, la mía hace días que está en el garaje. Juego entre vecinos, esperemos que no sea el caso.
    Si él era el protagonista habré acertado, si no lo era, este post me ha venido como anillo al dedo.
    Un saludo.

  2. ei ei ei!
    El post te ha venido como anillo al dedo, pero no hablamos del mismo protagonista. No creo que tu prota sea dueño de ninguno de los adjetivos, o casi ninguno. Además, nunca desearía verlo patalear al viento.

    Resuelto el malentendido, respondo a tu mensaje (ya que ambos compartimos contexto)
    Dudaste porque no lo conocías. Nunca jugaría a dos bandas. No es su estilo. Mejor “seductor”, que “descarado y sinvergüena”. Espabilado? Ok…
    Cuando nos veamos termino de darte mi opinión sobre el tema.