web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

"es un gilipollas"


Sentado sobre una mugrienta butaca del Dunkin Coffee… Lo sé. Siempre prometo que nunca haré uso de este tipo de centros empapelados de azúcar, pero es el único lugar tranquilo en esta universitaria estación de metro. En cualquier caso, me tomo uno clásico (1,1 euros). El mostrador, que parece una reunión de la ODU (Organización de Donuts Unidos), no ha conseguido persuadirme para probar nada nuevo.

Delante de mí una chica tiene la mirada perdida en un café que ha terminado hace tiempo. De repente escucho un sollozo. La miro. Aparece ahí detrás. Detrás de unas manos que esconden unas lágrimas que no cesan de brotar. Entonces suena su móvil, “es un gilipollas”…”y además me lo dice en el metro” son las únicas frases que he sacado de un discurso casi ininteligible. Hasta aquí lo que conozco de ella, además de su exquisita belleza. A partir de aquí… ¿quién sabe? Quizá alguien no achicó el agua necesaria para mantener una relación a flote.

El próximo post, desde tierras germanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *