en descategorizado

control de billetes

16:50. Estació Plaça Catalunya. Control de billetes. Dos japos salen corriendo del vagón.

– Los billetes por favor.

¿Unos japos sin pagar? No me lo creo. No puede ser y no es. Todo correcto. Supongo que, algo desorientados, han descubierto que ésta era su estación cinco segundos más tarde que el resto, demasiado tiempo para no parecer sospechosos.

¡Ah! Quiero creer que la rubia de cinco años que viajaba ante mi mirada de camino a la ciudad no era Madeleine McCann. Por un momento, me he colocado las gafas en busca de la mítica marca en el azulado ojo de la desaparecida inglesa. Falsa alarma.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario