en descategorizado

piruleta de fresa

Mi torpeza convierte una piruleta con forma de corazón en un simple caramelo de fresa.

Hace ya más de dos horas que ha salido por la puerta y su rímel continúa aquí, oscureciéndole la mirada. El llanto en uno de los rostros más bellos con los que me he topado últimamente toma aún más fuerza cuando tú sólo lo recordabas como marco de una sonrisa perenne. Es víctima de su propio conformismo. Necesita autopegarse una patada en el culo y salir a la calle sola. Darse cuenta de que el resto del mundo es una simple comparsa, necesaria, es cierto, pero una simple comparsa donde puedes ir sacando y poniendo a quién realmente necesitas y con quién te sientes a gusto plenamente.

Fes-ho!

Actualización: He ido a verla. Quería que fuera la primera en leer estas cuatro líneas desordenadas. “Está durmiendo, no se encontraba bien”. ¿No se encontraba bien? Lleva así demasiado tiempo y volver a recordar el inicio de toda esta mierda la ha enviado al catre poco después de irse de mi casa.

Recuerda lo que te he dicho: “No quiero que seas una conformista feliz, sólo quiero que seas feliz”.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario

  1. Gràcies.
    He tornat a plorar llegint aquestes línies, però aquesta vegada les meves llàgrimes eres molt diferents a les d’ahir. Plorava amb un somriure als llavis.

    He de reflexionar més abans de prendre cap desició, però has de saber que m’agrada la idea de ser una “Excursionista feliç” en lloc d’una “Conformista ‘feliç'”.
    Petons.

    Una piruleta de fresa