web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

el efímero autónomo


Al día siguiente de darme de alta como autónomo me caí por las escaleras. Suena sencillo. Sencillo y estúpido, a la par que torpe. Fueran las tres peores semanas de mis últimos años. Facturé poco, con un esguince podía seguir escribiendo, pero perdí mucha disponibilidad, eso es, muchos trabajos.

Seis meses más tarde volví a la Delegación de Trabajo. Rellené el mismo formulario pero esta vez desplacé la ‘X’ algunos centímetros hacia la derecha. Así terminó mi primera, y efímera, etapa como autónomo. Ahí terminaron mis sueños de autónomo rico y bohemio.

“Medio año, ¿para qué?” Respuesta dramática: “Para perder varios cientos de euros, trabajos no cobrados y algunas horas perdidas ante el papeleo en el que me había metido.” Respuesta positiva: “Para aprender un poco cómo funciona todo este mundo”.

1 thought on “el efímero autónomo”

  1. motos dice:

    autónomo= solo ante el peligro
    tan sólo es posible si tu volumen de trabajo es regular y suficientemente importante para salvar cualquier eventualidad. El resto es película de soñador en dinerolandia.

    trabaj y trabaja y empieza a exigir lo que te has ganado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *