odontóloga

Creo que escribí sobre ella hace ya mucho, pero no recuerdo donde dejé las notas. Escribí sobre cómo su mutación de niña a mujer me dejó boquiabierto. Ahora, meses después de no saber nada de ella, volvemos a compartir conversaciones a altas horas de la madrugada (parece que no podemos contactar en un horario más normalizado). Terminada la mutación, ahora disfruta de un trabajo por el que ha luchado los últimos cinco años y con el que conseguirá, si se esfuerza e hipoteca lo suficiente, una vida sin penurias económicas (justo lo contrario que le espera al que aquí escribe si no empieza a espabilarse).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *