en descategorizado

abogada del estado (2ª parte)

Como iba diciendo… Comenzó derecho como complemento a una carrera donde te intentan enseñar de todo y aprendes de casi nada. Sin embargo, ahora, justo ahora que navega por el tercer curso, ha decidido que los horarios de periodista no entran en la rutina que había pensado para su vida. Así pues, estudiará hasta los treinta. Entonces, con algo de suerte, conseguirá su sueño de trabajar más bien poco y cobrar más bien mucho. Más tarde, y con algo más de suerte (o esfuerzo, escójase lo que se prefiera) pedirá una excedencia y se marchará a la empresa privada. Primero pensó que los 60.000 euros anuales no estaban mal, pero con el tiempo las necesidades aumentan y ella sabrá mejor que nadie cómo multiplicar por cuatro, por cinco incluso por diez esa monto de dinero.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario