en descategorizado

sin saque no hay partido

Llego a la final sin perder un juego y la Wii está cada vez más cerca. Nervios a flor de piel. Pierdo el primer set, gano el segundo, dos puntos de partido desaprovechados y… adiós. Un par de saques. Sólo un par de buenos saques. Cuando nos falta confianza (he aquí un guiño lingüístico para los que me siguen desde el lejano diciembre de 2004 en ‘cnfc’), decía, cuando nos falta confianza olvidamos el riesgo y allanamos el camino al rival. La mayoría de mis servicios, suaves, buscando el error que casi nunca ha llegado. Entonces, el contrarresto centrado y la sentencia de muerte firmada.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario