en descategorizado

el árbol del recuerdo también murió

Está muerto. Igual que lo está su homenajeada.

Meses después de la última despedida, este árbol debería comenzar a crecer con fuerza hacia el cielo, debería florecer en primavera y al cabo de unos años debería ser el recuerdo más duradero de un gran mujer que formó parte del inicio de todo este complejo residencial.

Ya ves, el árbol del recuerdo también murió.

¿He oído desidia? ¡Adjudicado!

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario