en descategorizado

no tocó

El Gordo termina en ‘1’. Mi décimo perdido termina en ‘1’, pero no es el Gordo. No tocó.

Ayer comida de empresa. Huyo del vino porque me deprime (como la mayoría de alcoholes) así que mi plato de pescado entra con agua mientras el resto de comensales continúan pidiendo más botellas de tinto. El descontrol alcanza límites extraordinarios (nada nuevo porque no es la primera vez) amenizado por el disco más cutre del local. El más cutre y el más exitoso. “Si algo funciona, ¿por qué vamos a cambiarlo?” Pensará el jefe. Un jefe que ya tiene suficiente con hacer sitio a todo el mundo en estas fechas navideños, como para preparar ahora una lista de últimas novedades. En fin, el Fary&Co. suenan a todo trapo mientras me sirvo el segundo JB con cola (el whisky, a pequeñas dosis, no me sienta mal).

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario