en descategorizado

el gurú al teléfono

Cuelgo el teléfono y googleo. Mierda. Desconfiar sobre las posibilidades de recibir esa llamada te coge sin el trabajo de documentación hecho. Así, ingenuo, le repreguntas el nombre al gurú como si fuera uno más del montón. El jueves escribo sobre una segunda llamada.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario