en descategorizado

embajada americana

La embajada americana en Madrid es una de aquellos lugares por los que hay que pasar de puntillas, como el que no quiere la cosa. Ves un tendido de vallas amarillas, un par de Guardia Civiles y entre tanto árbol una banderita americana. Sin embargo, mi extraña curiosidad hace que ponga la EOS 400 hacía ese oasis americano en medio de la capital de España. Error. Craso Error. En realidad no tomo ninguna foto, pero…

– Buenos días.
– Buenos días.
– ¿Podría identificarse?
– Por supuesto.
– Bla, bla, bla…
– Bla, bla, bla…

El guardia civil hace su trabajo mientras tú cumples tus funciones de ciudadano. Ahora tocaría seguir Castellana abajo en busca de Plaza Colón pero inconscientemente le sigues tocando las narices a la autoridad. Continúas sentado en el banco con el MacBook encendido buscando alguna conexión wifi abierta. Dos minutos más tarde, la historia se repite.

– …

Quién me lo iba a decir. En unas horas mi nombre estará escrito en el informe sobre incidencias de aquella mañana en la embajada americana. Recojo las cosas y sigo mi camino. Dos semanas después me alegro que a nadie se le ocurriera meter una bomba allí dentro, puede que cualquier problema hubiera terminado con mis huesos en comisaría.

¿Quieres escribir un comentario?

Comentario