web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

escupitajo


Otro niñato. La fortuna ha querido que encontrara compañía de camino a Gràcia y he escogido el tercer vagón. Suelo tomar el cuarto, simple comodidad. Llego a la estación de destino. Salimos del tren. Delante, el niñato y su pandilla. Mientras el más pequeño, de tamaño corporal y cerebral, apura su cigarro, el jefe gira bruscamente la cabeza y lanza un escupitajo sobre una de las ventanas del ferrocarril. Lo hace con esa chulería con la que me hubiera gustado partirle la cara y repartir los trozos entre los colegas, a veces las buenas palabras no sirven para nada. Creo que el incivismo me pone algo agresivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *