en mis inicios...

el llanto ajeno

No lloro por la llegada de la muerte, sino por la tristeza que trae consigo. Tengo una cierta empatía con el llanto ajeno, ajeno y amado. No soporto las lágrimas en aquellos a los que aprecio.