en mis inicios...

gafas de pasta

Los manos que aquí escriben visten mitones. Me encanta esta palabra. No sé muy bien cuando la descubrí pero sí recuerdo que tuve la sensación de que no iba a olvidarla jamás. Años más tarde aquí están. Junto a unas gafas de pasta y dos patas de palo. Sé que en un par de semanas seguiré siendo un cuatro ojos, pero espero poder caminar únicamente sobre mis dos piernas.