en mis inicios...

me enamoro de repente

Hoy me intenté enamorar de ella. Comencé a crear todo una lista de argumentaciones que defendieran la tesis de que necesitaba tenerla a mi lado cada amanecer. Lo intenté con todas mis fuerzas. Idolatrándola y asesinando al resto del mundo. Soñé que sería feliz al despertarme a su lado. Soñé. Sueños. Fantasía…

Definitivamente no puedo enamorarme de ella. No puedo. No puedo porque subo al tren y me enamoro de repente. Sin tener que echar mano de la imaginación, sólo una mirada y mi corazón, desembocado, intenta huir de mi pecho.