web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

permitir la agonía


Su voz, tan dulce, atravesando tus oídos. La escuchas desde la distancia. Sigue cayendo una y otra vez. El tipejo ese continúa jugando a empeorar la situación de una enferma crónica. La besa en la mejilla al tiempo que viaja hasta sus labios. Cruel. Tú, a su lado, eres un aprendiz de satanás. Tal vez no supiste terminar a tiempo, pero ya pusiste fin a la agonía. Él, en cambio, parece no cansarse nunca de tirar los dados. Ella, conformista. Es lo suficiente inteligente para saber que aquello no tiene una solución pasiva, que debe activarse, moverse, levantarse y correr. Sin embargo, continúa echada en el sofá cogiendo sus llamadas, permitiendo que a diario miles de agujas atraviesen su corazón.