web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

un cuento algo triste


El claxon no deja de sonar. Las obras siguen atormentando tus mañanas, tus tardes y tus sueños. Hoy todavía más. Poco alcohol pero mal repartido. Un dolor de cabeza terrible no te permite prestar más de dos minutos de atención a lo que estás haciendo. Resaca universitaria.

Te podría explicar un cuento algo triste. Una niña enamorada que rompe a llorar cuando le dan una patada en el culo por tercera vez en poco tiempo. La niña no aprende, pero el cabronazo del niño tampoco. Egoísta hasta el último momento, el niño la deja llorar sola, lo intenta, pero le resulta imposible soltar una sola lágrima.

Podría contarte este cuento, pero entonces te estaría explicando parte de mi vida.