en mis inicios...

café con leche

¿Recuerdas aquellos placeres que siempre han soñado vivir un día? Olvídalos. No son más que minucias al lado de un café con leche auxiliado por dos vasos de plástico que aseguran la integridad de tus dedos templados. Gracias.