en mis inicios...

debería, debería, debería…

Debería hacer tantas cosas que no hago. Debería dejar de hacer tantas cosas que sí hago. Debería de dejar de utilizar el cliché ‘cosa’. Debería dejar de escribir… !No! Nunca. Estaré aquí. ¿Siempre? No, el siempre no existe. Mañana, quizás.