en mis inicios...

mordiendo los labios

Por mucho que te muerdas los labios, ella tan sólo está a un paso de tu cuerpo por obligación. ¿Qué haces? Deja ya de hacer eso. No puedo. Sí puedes.

Cuando nos falta confianza nos seguimos mordiendo los labios mientras nuestros sueños se alejan cada vez más.